Qué es la Ehrlichiosis en perros

ehrlichiosis-perros-2

La ehrlichiosis en perros es una enfermedad causada por bacterias del género Ehrlichia. Estas bacterias son transmitidas principalmente por la picadura de garrapatas infectadas. Hay varias especies de Ehrlichia que pueden afectar a los perros, siendo Ehrlichia canis una de las más comunes y significativas. 

La ehrlichiosis en perros es causada por bacterias intracelulares del género Ehrlichia. La principal especie involucrada en perros es Ehrlichia canis, aunque otras especies también pueden estar asociadas con la enfermedad.

La principal vía de transmisión es a través de la picadura de garrapatas infectadas. Las garrapatas del género Rhipicephalus (garrapata café del perro) son los vectores más comunes, pero otras especies de garrapatas también pueden transmitir la bacteria.

Principales síntomas y fases de la Ehrlichiosis en perros

La ehrlichiosis en perros puede presentar una variedad de síntomas, y la enfermedad progresa a través de distintas fases. A continuación, se describen los principales síntomas y las fases típicas de la ehrlichiosis canina:

  • Fiebre: La fiebre es uno de los primeros signos de la infección por Ehrlichia en perros. Puede ser intermitente o persistente.
  • Pérdida de apetito: Los perros infectados tienden a mostrar una disminución en el apetito, lo que puede llevar a la pérdida de peso.
  • Letargo: La ehrlichiosis puede causar fatiga y letargo en los perros, haciéndolos menos activos de lo habitual.
  • Ganglios linfáticos agrandados: La inflamación de los ganglios linfáticos es común y puede ser palpable en áreas como el cuello y las axilas.
  • Esplenomegalia (Agrandamiento del Bazo): La infección puede causar agrandamiento del bazo, lo que a veces se puede detectar mediante palpación abdominal.
  • Hemorragias y problemas de coagulación: La ehrlichiosis puede afectar la capacidad de coagulación de la sangre, resultando en hemorragias nasales, hematomas o encías sangrantes.
  • Problemas oculares: Conjuntivitis, uveítis y otros problemas oculares pueden ocurrir como resultado de la infección.

Fase Aguda:

En esta fase inicial, los síntomas son prominentes y pueden incluir fiebre, pérdida de apetito, letargo y ganglios linfáticos agrandados. Además, pueden aparecer los ganglios linfáticos, especialmente en áreas como el cuello y las axilas, pueden estar inflamados y palpables. Se pueden observar signos de problemas hemorrágicos, como sangrado de encías o nariz debido a la afectación de las plaquetas. La conjuntivitis y otras anormalidades oculares también pueden estar presentes.

Fase Subclínica o Crónica:

Algunos perros pueden pasar a una fase en la que no muestran síntomas evidentes, pero la infección persiste. Pueden experimentar recaídas intermitentes de fiebre y otros síntomas.

En esta fase, algunos perros pueden parecer saludables, y los síntomas agudos pueden disminuir. Sin embargo, la infección persiste. Aunque los perros pueden no mostrar síntomas evidentes, pueden experimentar recaídas esporádicas de fiebre y otros síntomas. La bacteria Ehrlichia continúa su ciclo de vida dentro de las células, y la infección puede persistir en el sistema del perro.

Fase Crónica Avanzada:

En esta fase más avanzada, los problemas de salud se intensifican. Pueden desarrollarse complicaciones como anemia, trombocitopenia, problemas respiratorios y daño en órganos como el hígado y el bazo.

Además, la enfermedad puede progresar hacia complicaciones más graves. Se pueden desarrollar problemas sistémicos y afectar varios órganos. La infección puede causar anemia, que se manifiesta como palidez de las encías y mucosas. Pueden surgir problemas respiratorios, como dificultades para respirar o tos. Por ello, órganos como el hígado y el bazo pueden estar significativamente afectados, afectando la función orgánica. También, se puede producir una disminución en el número de plaquetas en la sangre, lo que puede afectar la capacidad de coagulación.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la ehrlichiosis en perros se realiza mediante pruebas serológicas que detectan la presencia de anticuerpos contra Ehrlichia. También se pueden utilizar pruebas de PCR para identificar directamente la presencia del ADN de la bacteria.

El tratamiento de la ehrlichiosis en perros suele incluir el uso de antibióticos, como la doxiciclina. La duración del tratamiento y la respuesta pueden depender de la fase de la enfermedad y de la presencia de complicaciones.

Es crucial que los propietarios de mascotas busquen atención veterinaria ante cualquier sospecha de ehrlichiosis, ya que el tratamiento oportuno puede mejorar significativamente el pronóstico y la recuperación del perro.

ehrlichiosis-perros

Prevención de la Ehrlichiosis canina

La prevención de la ehrlichiosis en perros es fundamental para proteger la salud de las mascotas y evitar la propagación de esta enfermedad transmitida por garrapatas. Aquí se presentan estrategias clave para prevenir la ehrlichiosis canina:

Control de garrapatas:

  • Productos antiparasitarios: Utilizar regularmente productos antiparasitarios como collares, pipetas o tabletas que repelen y/o eliminan garrapatas. Consultar con el veterinario para elegir el producto más adecuado para la mascota y su entorno.
  • Revisión regular: Realizar revisiones periódicas del pelaje y la piel para detectar y eliminar garrapatas de manera manual. Prestar especial atención a áreas propensas, como orejas, cuello y patas.

Ambiente controlado:

  • Desparasitación ambiental: Mantener un ambiente limpio y desparasitado. Utilizar productos desparasitarios en el hogar y áreas donde la mascota pase tiempo para reducir la población de garrapatas.
  • Zonas de descanso: Proporcionar áreas de descanso elevadas y limpias para la mascota, alejadas de áreas donde las garrapatas puedan proliferar.

Evitar áreas de alto riesgo:

  • Prevención en entornos naturales: Evitar áreas de alto riesgo, como pastizales altos y bosques, especialmente durante las temporadas en las que las garrapatas son más activas.
  • Paseos supervisados: Supervisar los paseos al aire libre y limitar el contacto con áreas conocidas por tener una alta población de garrapatas.

Exámenes veterinarios regulares:

  • Chequeos periódicos: Programar exámenes veterinarios regulares, que incluyan pruebas de detección de garrapatas y enfermedades transmitidas por estos parásitos.
  • Vacunación: Consultar con el veterinario sobre la disponibilidad de vacunas específicas contra la ehrlichiosis y otras enfermedades transmitidas por garrapatas.

Higiene personal:

  • Baños y cepillado: Realizar baños regulares y sesiones de cepillado para mantener la higiene y detectar la presencia temprana de garrapatas.
  • Corte de pelo: Mantener un pelaje corto, especialmente en razas propensas a la acumulación de garrapatas, para facilitar la detección y eliminación.

Educación del propietario:

  • Concientización: Educar a los propietarios sobre la importancia de la prevención, los signos de infección y la acción inmediata ante la detección de garrapatas.
  • Consulta veterinaria: En caso de encontrar garrapatas o sospechar de la ehrlichiosis, buscar atención veterinaria de inmediato para un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento.

 

La ehrlichiosis en perros puede tener consecuencias graves si no se diagnostica y trata a tiempo. Es fundamental que los propietarios de mascotas consulten a un veterinario ante la sospecha de esta enfermedad para recibir un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

La prevención efectiva de la ehrlichiosis canina implica un enfoque integral que combina medidas de control de garrapatas, cuidado ambiental, exámenes veterinarios regulares y conciencia por parte de los propietarios. Al implementar estas estrategias, se puede reducir significativamente el riesgo de infección y garantizar la salud y bienestar de las mascotas.

 

También podría interesarte:

Abrir chat
🗯️¿Necesitas ayuda?
Scan the code
Hola, ¿En qué podríamos ayudarte?
Logo Oficial Kitdigital