DERMATITIS ATÓPICA

¿Tú perro se rasca se frota contra las paredes o en el suelo, se lame las patas, tiene otitis recurrentes, alopecias o mal olor en la piel?

Si has contestado afirmativamente es posible que se trate de una dermatitis atópica.

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica que cursa con inflamación y picor en la piel condicionada genéticamente. Se debe descartar otros procesos que cursar con prurito como son las enfermedades parasitarias, dermatitis alérgica a la picadura de pulga y reacción adversa al alimento. Asimismo, la inflamación y el prurito predisponen a que bacterias o levaduras (Malassezias) colonicen la piel, se multipliquen y desencadenen una infección cutánea empeorando el cuadro clínico al producir más inflamación y picor.

Hay razas más predispuestas a padecer dermatitis atópica como son Bulldog francés, West Highland White Terrier, Bóxer, Labrador, Pastor Alemán, Shar Pei…

El picor es la manifestación más frecuente de la dermatitis atópica. Las lesiones suelen localizarse en la cara, cara interna de pabellones auriculares, cuello, axilas, ingles, abdomen y espacios interdigitales.

En cuanto al tratamiento en todos los perros alérgicos se debe realizar un control estricto de pulgas para evitar que puedan desarrollar dermatitis alérgica a la picadura de pulgas. Es importante proporcionar todo tipo de cuidados dirigidos a mantener la integridad e hidratación de la piel para lo que es fundamental la implicación de los propietarios en los tratamientos prescritos. Eliminar la infecciones secundarias por bacterias y levaduras va a mejorar notablemente la sintomatología del paciente. Como la dermatitis atópica es un proceso crónico que no tiene cura, el tratamiento está orientado a reducir los síntomas que son fundamentalmente pruriginosos evitando de esta manera las complicaciones por infecciones secundarias.

Hoy en día disponemos en el mercado de multitud de productos para el tratamiento de la dermatitis atópica pero tres son los pilares básicos para tratar dicha enfermedad: tratamiento tópico, inmunoterapia y tratamiento farmacológico para reducir el prurito.

El tratamiento tópico está orientado al uso de champús dermatológicos. El objetivo de la champuterapia es reducir la carga de alérgenos en la superficie de la piel (los alérgenos penetran a través de la piel y producen toda la sintomatología comentada anteriormente), efecto antipruriginoso, mantener la hidratación de la piel e integridad de la barrera cutánea.

En cuanto a la inmunoterapia en la actualidad disponemos de vacunas de alergia o inyecciones de anticuerpos monococlonales.

El tratamiento médico para reducir el picor se basa en el uso de Oclacitinib, Glucocorticoides, Ciclosporina y ácidos grasos diferenciando dos tipos de tratamiento para casos agudos o crónicos.

Es muy importante un tratamiento de mantenimiento ajustado para cada paciente para evitar recidivas.

www.centroveterinariolasalle.com

centroveterinariolasalle@gmail.com

https://www.facebook.com/cvlasalle/

https://www.instagram.com/centroveterinariolasalle/

Tlfono: 923 01 81 01

Urgencias: 685 41 74 02

Abrir chat
🗯️¿Necesitas ayuda?
Scan the code
Hola, ¿En qué podríamos ayudarte?
Logo Oficial Kitdigital